martes, 15 de enero de 2013

Los centímetros cuadrados de papel

Las empresas invierten importantes sumas en páginas publicitarias, particulares y pequeños negocios se dan a conocer en anuncios por palabras, a tanto el vocablo, las esquelas mortuorias tienen su tarifa y los partidos políticos, en campañas electorales, se disputan los centímetros cuadrados de los periódicos, y ¡mira por dónde! hoy quien sale en la prensa soy yo, por un comentario espontáneo y sincero que dejé en El Tuitiritero, una pagina de Faceboock de estreno reciente, un generoso proyecto que César Rufino ha puesto a nuestra disposición, a disposición de los usuarios de redes sociales, un canal innovador en la comunicación y la relación de la prensa, los periodistas, con la ciudadanía. También hay un blog que recoge los textos digitalizados. 
"Carmela Gálvez no ha dudado en subirse al animal. Desde su hueco en este pequeño club de los amigos del tío del sombrero, escribía ayer: “La naturaleza, aun estando en constante convulsión entre lo que nace y lo que muere, resulta armoniosa. Las transformaciones naturales son una sucesión de acontecimientos que tienen ritmo. Lo que no es natural es la inmovilidad, por eso resulta extraño que en una etapa social de mutaciones colosales, en la que no va a quedar títere con cabeza, en la que parece imperar el sálvese quien pueda o la ley del más fuerte, no ocurra simultáneamente una revolución. A lo mejor es que todavía no la notamos.” O es que la gente le ha cogido otra vez el gusto al sofá, Carmela. Que todo puede ser. La sociedad está más o menos dispuesta a darle a la cacerola, sí, pero solo hasta que empiece El mentalista."

Yo estoy entusiasmada y me gustaría que os sumarais, compartir con vosotros y vosotras el espacio, los comentarios y las opiniones. Es divertido. 

Van apareciendo nombres conocidos...y cada día nos podemos encontrar con la sorpresa de ser nosotros mismos quienes opinamos, o comentamos. 



domingo, 6 de enero de 2013

Los Reyes Magos pasaron por mi casa.

Como todos los años, porque yo creo en ellos.

Os preguntaréis qué han dejado, pues un día primaveral para que los niños salgan a la calle, a los parques y en casa lo normal: el regalo para mi hijo que permanecerá escondido hasta que lo encuentre, junto al de Jyotika, su mujer; lo que me compro yo misma; y era difícil que Paco tuviera un detalle esta vez, se lo podría perdonar, ¡Pero los Reyes son Magos y yo creo en ellos! así que ha sucedido que la primera llamada de teléfono que he recibido hoy ha sido la de un amigo de la infancia de Paco, compañero de instituto, al que yo no conozco, para darme ánimos y felicitarme el año nuevo, es como si me hubiese traido un recuerdo del tramo de vida de mi compañero que yo no pude compartir....

Por la parte que me toca, como actora, tengo preparado un regalo para un niño de dos años que pronto vendrá a visitarme, y un super-regalo que al azar llegó a mis manos para una pareja y ya está destinado a una amiga y su marido y el regalo que sorteaba entre mis amigos en Faceboock que ha recaido en Jorge Let, que tiene treinta días naturales para aceptarlo o se disipa, que consiste en una invitación a Sevilla, pensión completa, en Semana Santa.

¡Los Reyes Magos siguen existiendo!
Podemos seguir soñando y alimentar la fantasía, nutriente imprescindible para que los niños crezcan felices.

Espero que también los lleveis en el corazón. Un abrazo